5 consejos para cultivar cannabis en interiores

Antes de tirar sus semillas favoritas en una olla y colocarlas bajo la luz de la cocina, querrá informarse sobre cómo preparar una sala de cultivo interior exitosa. Cultivar cannabis es un proceso que requiere mucho tiempo y requiere paciencia y educación. Y, amigos míos, es por eso que hemos reunido los 5 consejos principales para su cultivo personal en interiores!

Estos son tuyos gratis. De nada.

1. Ubicación

Similar a bienes raíces, ubicación, ubicación, ubicación! El posicionamiento preciso es esencial para el crecimiento. Los elementos ambientales como el espacio, la luz, la temperatura y la humedad deben considerarse factores que afectarán el crecimiento. Para los cultivadores principiantes, recomendamos comenzar poco a poco. Un área como un armario o gabinete es el espacio perfecto para empezar. Mantener el espacio pequeño le permite administrar y mantener con mayor precisión las condiciones ambientales de la planta sin la carga de cometer errores costosos. Cuanto más grande sea la sala, mayor será el número de factores necesarios para tener en cuenta. La elección de un espacio pequeño minimizará la necesidad de humidificadores grandes, costosos, aire acondicionado y luces.

2. Elementos ambientales

Como dijimos anteriormente, cuando se cultiva cannabis, el control ambiental es la carne y las papas. Aprender a ajustar elementos como la luz, la humedad y la temperatura le permitirá corregir las condiciones en tiempo real, salvando su planta y preparando una gran cosecha. También querrá tomar conciencia de los indicadores de su planta que indican que uno o más de estos elementos están desactivados. Identificar las señales de su planta y modificar apropiadamente el elemento correcto es clave para hacer crecer un brote feliz.

Iluminación

Con tantas opciones diferentes, elegir el sistema de iluminación adecuado para su sala de cultivo puede ser abrumador. Para comenzar, recomendamos luces de crecimiento fluorescentes, específicamente aquellas con bombillas T5 de alto rendimiento (HO). Estas bombillas son perfectas para una planta pequeña que se mantendrá por debajo de 24 pulgadas de altura. Mantener las luces a una distancia de entre 1 y 4 pulgadas de la parte superior de la planta ayudará a evitar que se quemen. Mientras que la plántula es pequeña, coloca la luz más cerca y, a medida que crezca, la ajustarás en consecuencia.

Como regla general, una buena manera de saber que la luz está demasiado cerca es colocar la mano donde estará la parte superior de la planta para que la parte posterior quede expuesta a la luz. Después de diez segundos, si la luz se siente incómodamente caliente, entonces la luz está demasiado cerca para que su planta prospere. Los bulbos que recomendamos son perfectos para maximizar la producción de cogollos de cannabis sin crear una gran cantidad de calor. Además, invertir en un temporizador lo ayudará a regular el cambio del ciclo de luz del día a la noche. Cuanto más automatizado sea el proceso, menor será la posibilidad de cometer errores.

Temperatura y humedad

Al controlar el clima de su cuarto de cultivo, puede imitar las estaciones de cambio de la madre naturaleza y hacer que su planta pase de la etapa vegetativa a la etapa de floración. Las temperaturas más altas pueden hacer que la planta se marchite, mientras que las temperaturas más frías retrasarán el crecimiento. La temperatura ideal con luces es entre 70-85 grados F. Cuando las luces están apagadas, la temperatura ideal es entre 58-70 grados F.

La humedad relativamente alta, alrededor del 60-70%, durante la fase de crecimiento vegetativo puede ser beneficiosa; Sin embargo, una vez que la planta comienza a florecer, es clave bajar la humedad lo más posible. De lo contrario, corre el riesgo de que el moho entre en los brotes y destruya sus hermosas pepitas verdes. Mantener un registro del nivel de humedad a diario es crucial. Si es demasiado húmedo, simplemente configure un deshumidificador y continúe con el monitoreo.

3. Tierra y semillas

Al seleccionar el suelo, cualquier suelo de maceta de alta calidad funcionará, siempre y cuando no contenga ningún fertilizante artificial de liberación prolongada. Asegúrate de que nunca uses ningún suelo que tenga nutrientes añadidos. Los tres nutrientes necesarios para cultivar una planta de cannabis saludable son nitrógeno, fósforo y potasio, que deben estar presentes de forma natural en el suelo.

Ahora viene la parte divertida: ¡elegir tu plántula! Determinar la tensión correcta para usted puede ser un proceso difícil. Ya sea que elija una índica o una sativa, recuerde que es crucial comenzar con semillas feminizadas para que la planta de cannabis produzca cogollos. En general, elegir una variedad índica es mejor para los principiantes porque son cortos y espesos, perfectos para un espacio pequeño.

Después de elegir las semillas correctas, necesitas germinarlas. Para comenzar el proceso de germinación, simplemente coloque sus semillas en una toalla de papel húmeda con una pequeña cantidad de luz solar durante 24-32 horas. Una vez que las semillas hayan germinado, haga pequeños agujeros en el suelo alrededor de una pulgada por debajo de la superficie. Siempre separe sus semillas para darles suficiente espacio para que crezcan hasta la madurez completa sin ahogarse o restringirse unas a otras. Luego, siembra las semillas en los agujeros que creaste y cúbrelas ligeramente con tierra. Alternativamente, si elige comenzar con un clon saludable, el proceso de enraizamiento ya es completo.

Fuentes:

https://www.alchimiaweb.com/blog/informacion-basica-cultivo-marihuana-interior

http://www.cactusmartorell.com/blog-cannabico/consejos-para-plantar-marihuana-de-interior

Deja un comentario