Cómo funciona el aceite de cannabis para matar el cáncer

¿El CBD ayuda al cáncer?

Más de 1.7 millones de casos nuevos de cáncer se diagnostican cada año en los Estados Unidos. Para muchas de estas personas, no solo tienen que lidiar con los síntomas de su enfermedad. Un diagnóstico de cáncer a menudo inicia temores y preocupaciones que pueden conducir a la ansiedad, la depresión y la reducción de la calidad de vida. Además, una vez que comienzan el tratamiento, la quimioterapia introduce un nuevo conjunto de efectos secundarios difíciles de manejar, como el dolor y la fatiga.

Vivir y tratar el cáncer tiene un costo, y no todos responden adecuadamente al tratamiento tradicional. Peor aún, algunos tratamientos, como los opioides para el dolor, pueden poner al individuo en riesgo de dependencia.

Los investigadores del cáncer continúan buscando nuevas formas de reducir estos efectos. Una opción prometedora es el CBD. El CBD, un compuesto químico no psicoactivo que se encuentra en el cannabis, parece proporcionar una amplia gama de beneficios que son particularmente beneficiosos para los pacientes con cáncer. Los estudios demuestran que el CBD alivia el dolor, las náuseas inducidas por la quimioterapia, la ansiedad y los problemas para dormir. La investigación preliminar indica que el CBD puede incluso causar o contribuir a la muerte de las células cancerosas, lo que lleva a muchos a verlo como un posible medicamento contra el cáncer. Se necesita más investigación, pero por ahora, muchos pacientes con cáncer están recurriendo a los aceites de CBD como una forma de aliviar otros síntomas de vivir con cáncer.

¿Qué es el CBD?

El CBD es uno de los más de 100 compuestos químicos que se encuentran naturalmente en la planta de cannabis. Estos compuestos se llaman cannabinoides e imitan la estructura de los endocannabinoides que produce su propio cuerpo, como parte de su sistema endocannabinoide.

La función principal del sistema endocannabinoide (ECS) es mantener su cuerpo en un estado de equilibrio. Ayuda a regular el estado de ánimo, el sistema inmunitario, el apetito, el sueño y la respuesta al dolor. El ECS hace esto por medio de receptores cannabinoides ubicados en sus sistemas nerviosos central y periférico. Cuando los endocannabinoides, o cannabinoides externos como el CBD, se unen a estos receptores, la interacción ayuda a equilibrar el cuerpo.

Es por eso que el CBD produce una gama tan amplia de beneficios, desde el alivio del dolor y la ansiedad hasta la reducción de la inflamación y las náuseas. El CBD, junto con su ECS, apunta a los receptores en las áreas que están fuera de balance, creando una respuesta que los vuelve a poner en línea. Por ejemplo, si toma CBD para el dolor, el CBD activa los receptores en el área de su cuerpo que experimenta el dolor, al tiempo que activa los receptores en su cerebro para ajustar su percepción de ese dolor.

CBD vs. THC

Tal vez se pregunte si el CBD es igual al THC, otro cannabinoide que proviene de la planta de cannabis. El THC es bien conocido entre la comunidad del cáncer, ya que la marihuana medicinal a menudo se prescribe para tratar el dolor, la depresión y las náuseas asociadas con el tratamiento del cáncer. Sin embargo, las propiedades psicoactivas del THC producen una sensación de estar “drogado” que puede interactuar con la capacidad del individuo para funcionar normalmente. Para algunas personas, el THC también induce sentimientos de ansiedad y paranoia.

Debido a que el CBD no es psicoactivo, no crea un “alto” como el THC. De hecho, el CBD en realidad contrarresta el alto nivel de THC, reduciendo la sensación de estar drogado, junto con cualquier ansiedad o paranoia que lo acompañe. Para las personas que desean evitar los síntomas psicoactivos del THC, pero mantienen los beneficios, el CBD ofrece una alternativa adecuada.

También está el problema de la legalidad con el THC. La marihuana medicinal solo se legaliza en una parte de los estados, y los usuarios generalmente necesitan una receta. A diferencia del THC, el CBD es legal en los cincuenta estados y se puede comprar fácilmente en línea y en muchas tiendas de salud locales.

Todo esto hace que el CBD sea una opción atractiva para los pacientes con cáncer que buscan el mismo alivio de la marihuana, pero sin los obstáculos legales altos o potenciales.

Beneficios del CBD para el cáncer

La investigación de CBD es un campo nuevo y en crecimiento. Hasta ahora, sin embargo, los resultados son prometedores, particularmente para pacientes con cáncer. Específicamente, el CBD puede ayudar a los pacientes con cáncer a hacer frente a los efectos secundarios del tratamiento, como las náuseas, el dolor y los problemas de sueño inducidos por la quimioterapia. También hay evidencia de que el CBD puede retrasar o prevenir el crecimiento del cáncer.

Fuentes:

https://www.fundacion-canna.es/cannabis-en-el-tratamiento-del-cancer

https://www.laredhispana.org/actualidades/la-marihuana-para-pacientes-con-cncer

Deja un comentario