¿Es la dieta Keto saludable o segura?

La dieta cetogénica, o dieta ceto, ha existido durante casi 100 años. Si bien esta dieta baja en carbohidratos y alta en grasas ha tenido un resurgimiento ocasional en popularidad durante ese período, una nueva investigación está causando que los antiguos detractores ahora le echen un segundo vistazo.

La dieta ceto ha provocado controversia entre personas que hacen dieta y nutricionistas por su reputación como una dieta de moda baja en carbohidratos. Sin embargo, una nueva investigación sugiere que, de hecho, puede ser un plan de alimentación saludable legítimo.

Independientemente de qué lado tomes, la dieta ceto es un tema candente. De hecho, cinco de los veinte títulos actuales más importantes de la lista de libros de dieta más vendidos de Amazon contienen “keto” en el título. Echemos un vistazo más de cerca a lo que realmente significa la dieta ceto, en qué se diferencia de la dieta Atkins y lo que las nuevas investigaciones nos dicen sobre los posibles beneficios para la salud de este plan de alimentación.

¿Qué es la Dieta Keto?

La dieta cetogénica es un plan de alimentación bajo en carbohidratos y alto en grasas, y aunque existen algunas variaciones en la dieta, esto generalmente significa un desglose de calorías de 5-10% de carbohidratos, 70-80% de grasa y 15-25% de proteínas. (Para una comparación rápida, las recomendaciones de salud actuales son 45-65% de carbohidratos, 20-35% de grasa, 15-25% de proteína). Esto equivale a una ingesta de 20 a 50 g de carbohidratos por día, aunque algunos devotos ceto pretenden mantenerse por debajo de 20 gramos

El objetivo de esta muy baja ingesta de carbohidratos es poner al cuerpo en un estado de cetosis, una situación en la que el cuerpo se ve obligado a depender de “cuerpos cetónicos” (moléculas producidas cuando la grasa se descompone) como combustible. La cetosis se produce cuando el cuerpo se ve privado de carbohidratos adecuados, y esto provoca que el cuerpo destruya los depósitos de grasa y libere ácidos grasos en la sangre. El hígado convierte los fragmentos de los ácidos grasos en cuerpos cetónicos que se descomponen para proporcionar energía al cuerpo para sobrevivir.

La cetosis no es un estado natural en el que el cuerpo está acostumbrado, y muchos seguidores de la dieta ceto reportan efectos secundarios, principalmente la primera semana. Esto se describe a veces como “gripe ceto” y con frecuencia incluye dolores de cabeza, fatiga y malestar general.

Dieta Keto vs Dieta Atkins

Tanto la dieta Atkins como la dieta ceto se consideran planes bajos en carbohidratos, pero tienen varias diferencias clave. A diferencia de la dieta Atkins, la dieta ceto no enfatiza el aumento significativo de proteínas para compensar los carbohidratos que no se consumen. En cambio, la dieta ceto constituye esas calorías al aumentar principalmente la ingesta de grasas. La ingesta moderada de proteínas de la dieta ceto alivia la tensión que las dietas bajas en carbohidratos como Atkins pueden poner en los riñones. Sin embargo, el efecto a largo plazo del alto consumo de grasa ha preocupado a los profesionales de la salud.

¿Es la dieta Keto saludable?

La dieta cetogénica se desarrolló en la década de 1920 como un tratamiento para la epilepsia, y puede ser un cambio de vida para esos pacientes. La activación del cuerpo para usar cuerpos cetónicos como combustible parece influir en la actividad de los neurotransmisores y en el funcionamiento de las neuronas, lo que puede reducir significativamente los episodios de convulsiones en muchas personas con epilepsia. De hecho, la dieta cetogénica todavía se prescribe rutinariamente como un tratamiento.

Pero fuera del tratamiento de la epilepsia, muchos profesionales han evitado las recomendaciones para la dieta ceto. Los profesionales de la salud (yo incluido) todavía no están seguros de los efectos a largo plazo de una dieta alta en grasas y baja en carbohidratos, y las dudosas afirmaciones hechas por los defensores han provocado que muchos pongan los ojos en blanco.

Pero recientemente, investigaciones innovadoras de fuentes legítimas sugieren que hay mérito a la afirmación de que poner el cuerpo en cetosis con regularidad puede ayudar a perder peso, prevenir la diabetes tipo 2, reducir el riesgo de síndrome metabólico y enfermedades cardiovasculares e incluso (sí) retrasar o detener crecimiento del cáncer, o preservar la salud del cerebro y el funcionamiento de las neuronas. Nuestro conocimiento aún es muy limitado, por lo que es difícil recomendar con confianza el plan de alimentación, pero esto es lo que sugiere la investigación.

Entonces, ¿cuál es el veredicto sobre la dieta Keto?

La respuesta simple es que no estamos seguros, y una respuesta definitiva no llegará hasta que haya mucha más investigación. Si bien los hallazgos sugieren que seguir una dieta baja en carbohidratos y alta en grasas puede tener beneficios potenciales para algunas personas, todavía hay muchas incógnitas. Las preguntas más importantes incluyen qué es un desglose óptimo de carbohidratos y grasas para la cetosis y la salud, qué personas pueden beneficiarse más, el maquillaje graso ideal en la dieta y los efectos a largo plazo para la salud.

La dieta ceto no es para todos, ya que las compensaciones incluyen eliminar los carbohidratos menos saludables, junto con las frutas, las verduras con almidón y los frijoles. Las personas altamente activas pueden tener un rendimiento más bajo, y las personas embarazadas o con problemas renales deberían definitivamente evitarlo.

Fuente:

https://www.vitonica.com/dietas/todo-lo-que-tienes-que-saber-sobre-la-dieta-keto-o-cetogenica-asi-se-hace-y-asi-afecta-a-tu-organismo

Deja un comentario